Clarksdale: del blues a los derechos civiles, un destino imperdible

Cuna del blues y escenario de la lucha por los derechos civiles, Clarksdale es un destino que espera al vijaero con los brazos abiertos y la enorme calidez de su gente.

Clarksdale

Conocer Clarksdale es una experiencia inolvidable. Es difícil encontrar las palabras para describir las sensaciones que el viajero se lleva consigo al sumergirse en los encantos de este atrapante rincón del Estado de Mississippi, a escasa distancia de la frontera con Arkansas.

Clarksdale es una ciudad del Condado de Coahoma, que vio nacer el blues en el delta del Mississipi, en Estados Unidos. Una tierra que combina música, cultura e historia y que podés disfrutar a menos de dos horas en avión desde Orlando o Miami

Un equipo de Buena Vibra visitó la capital del blues, en el marco de un viaje que comenzó en Nueva Orleans y concluyó en Memphis. Te contamos por qué este centro cultural maravilloso es una visita obligada que debés considerar si visitás Orlando o Miami y tenés ganas de sumergirte en el corazón de la historia de la música y los derechos civiles.

Clarksdale

Clarksdale: un viaje al corazón del blues

Los datos fríos dicen que se trata de una ciudad pequeña, de algo más de 20.000 habitantes, habitada mayormente por afroamericanos (casi el 82% de la población es de ese origen) y cuyo nivel de ingresos es sumamente reducido en relación con el promedio de los Estados Unidos. No se advierten paisajes impactantes en una llanura interminable –una pequeña cuesta que lleva a una estación de servicio es irónicamente llamada colina- y hay que recorrer más de 30 kilómetros para acercarse al magnífico río Missisippi.

¿Cuál es el magnético atractivo de Clarksdale? Porqué podemos decir, sin lugar a dudas, que es uno de esos sitios diferentes que califica como imperdible?

Por supuesto la música tiene mucho que ver; la ciudad ha alumbrado genios del blues como John Lee Hooker y Muddy Waters y sus sucesores andan por ahí, tocando en Ground Zero (el bar uno de cuyos dueños es el gran actor Morgan Freeman, otra de las figuras de la región), Red´s Juke Joint y tantos otros clubes que ratifican algo que no es sólo una frase: en Clarksdale hay conciertos de blues los 365 días del año que, además, se difunden por internet para miles de oyentes de todo el mundo.

Para muestra baste invitar a nuestros lectores a disfrutar el concierto que tuvimos el privilegio de presenciar en vivo.

Estar en uno de esos conciertos es sumergirse en la esencia misma de la historia del Delta, compartida por grandes músicos que expresan esa herencia en la intimidad de bares pequeños, donde quien tiene el privilegio de escucharlos se siente en el patio de la casa del intérprete. El origen del blues, esa maravillosa música tan vinculada con el horror de la esclavitud y los millones de esclavos traídos del Africa, se percibe en cada nota.

Será imprescindible visitar el Delta Blues Museum, un magnífico museo que recorre la historia del género y donde puede verse la choza donde vivió Muddy Waters en su juventud en Stovall Plantation, cerca de Clarksdale. Decenas de los más destacados músicos lo han recorrido y vuelven a él a menudo como una suerte de peregrinaje a las fuentes.

Además de los shows diarios, se realizan importantes festivales, el Delta Jubilee se celebra en junio, el Sunflower River Blues Festival en agosto. Pero el blues no está sólo en los conciertos o en los bares, vive, por ejemplo, en los muchos y maravillosos graffiti que pueblan las calles de la ciudad que bien valen un recorrido especial.

También lo encontramos en casi todos los negocios, galerías de arte -como la Hambone Art Gallery, con cuyo dueño, el artista Stan Street, compartimos una muy linda charla- o en el Auberge Clarksdale Hostel, donde los escenarios, más grandes o más pequeños, están siempre listos para el show.

Quien quiera hacer un recorrido por la historia negra de Clarksdale, podrá trasladarse del pasado al presente acompañado por quienes la han vivido. Shared Experiences ofrece hacerlo junto a un residente, historiador o líder local dando un paseo por el centro, transitando 4th Street que cambió su nombre por el de Martin Luther King street. Escuchará, contadas por sus protagonistas, historias personales que entrelazan el blues, los derechos civiles, las iglesias negras, y mucho más.

En las calles permanecen las imágenes de algunos de los héroes de esa lucha que hoy prosigue, como la de Vera Mae Pigee, importante activista que logró a fines de 1961 terminar con la segregación racial en la terminal de buses donde, hasta entonces, había sectores exclusivos que sólo podían ocupar los blancos.

Otro de los orgullos de la ciudad se refiere a Tennessee Williams, el gran escritor que vivió allí varios años, junto a sus abuelos, en la rectoría de la Iglesia Episcopal de St. George y luego los visitó regularmente a medida que crecía.

Ese vínculo fue la fuente de inspiración de buena parte de la obra de Williams, ambientada en el Delta del Mississippi, en particular de la célebre “Un tranvía llamado deseo”. La iglesia todavía está activa hoy y es sede de un Museo. El Tennessee Williams Festival se realiza anualmente en octubre.

Un modo de acercarse a los orígenes es alojarse en la primera casa, construida por John Clark, el fundador del pueblo, en 1853.

En The Clarkhouse Inn se goza de las grandes y hermosas habitaciones, amuebladas con estilo de época y, si el tiempo acompaña, en una noche tormentosa podemos imaginarnos en compañía de algunos fantasmas, aunque, según los dichos locales, ellos sólo llegan hasta la casa vecina…

Comer es otro placer a disfrutar en Clarksdale. Una cena en Levon´s Bar & Grill o un desayuno en Grandma's House of Pancakes serán motivo de recuerdo por un buen rato. La típica comida de la región acrecienta su sabor gracias a la cocina artesanal que brindan habitualmente los propios dueños de cada lugar.

La calidez de su gente hace más intenso cada momento. La sensación es la de estar compartiendo la vida diaria con ellos, en un ámbito donde para cada persona hay un saludo cordial y uno siente que es bienvenido.

Todo transcurre en "delta time", una forma distendida de disfrutar sin preocuparse por el tiempo, lejos de cualquier urgencia, sabiendo que, sea el día soleado o tormentoso, fresco o caluroso, la vida transcurre lenta y tranquila, a la espera del próximo blues

En uno de los ángulos de Clarksdale hay otro sitio icónico del blues, lugar de peregrinaje obligado de quienes lo aman. “The Crossroads” es el cruce de las rutas 61 y 49 pero, sobre todo, es el lugar donde, según la leyenda, Robert Johnson vendió su alma al diablo a cambio de convertirse en un gran guitarrista de blues. El genial músico, muerto cuando tenía 27 años y había grabado apenas un par de discos, es venerado por muchos de los grandes del blues y el rock, que le reconocen una fuerte influencia en sus obras. Crossroads es parte de esa gran historia de la cual Clarksdale seguirá siendo una pieza fundamental.

A esta altura de la nota, un cronista responsable debe releer con cuidado lo escrito e intentar encontrar un cierre adecuado. Sin embargo, en este caso, el resultado de la relectura es desalentador. La información es clara y genuina, seguramente útil en cuanto a la difusión de un lugar sumamente interesante que vale la pena visitar; las imágenes algo muestran del fuerte atractivo local pero falta esa emoción intensa que vivimos en los dos días mágicos que pasamos en Clarksdale, algo que, como dijimos al comenzar, no hay modo de expresar.

Sólo queda una solución para el lector: programar su propio viaje a la tierra del blues que lo espera con los brazos abiertos.

Conocé más sobre Clarksdale en su sitio oficial y en Visit Clarksdale.

AGRADECIMIENTO: Buena Vibra agradece muy especialmente a Colleen Buyers, de sharedexperiencesusa.com y Kinchen Bubba O'Keefe de visitclarksdale.com por la profunda calidez y generosidad con que nos recibieron en Clarksdale y por transmitirnos las intensas vivencias de ese maravilloso lugar de Mississippi.

magnifiermenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram